Envío nacional gratuito para pedidos superiores a 100€

Contacto

¿Se puede congelar el jamón ibérico?

IBÉRICOS CASA LUCAS

Si has comprado una buena cantidad de jamón ibérico y no sabes cómo guardarlo, seguramente tendrás muchas dudas en este momento. Este tipo de situaciones suelen presentarse después de las navidades, cuando el jamón que ha quedado de la cena no puede ser consumido de inmediato. Es por este motivo que muchas personas se preguntan si se puede congelar el jamón ibérico y ya que, no sabes si al resguardarlo de este modo, este continúa manteniendo sus principales características.

Por lo general, se recomienda que el jamón ibérico sea resguardado y envasado al vacío en un espacio fresco donde no exista incidencia de frío o calor. Esto se debe a que la variación de las temperaturas puede afectar la contextura, sabor y aroma de la pieza. Pero si ya se ha roto el sello hermético y no se puede volver a refrigerar el jamón en estas condiciones, deberás buscar otras alternativas para poder consumirlo más adelante.

 

Es posible congelar el jamón

La respuesta a esta interrogante es un rotundo NO. Aunque muchos alimentos y productos cárnicos son capaces de resistir a la congelación casera, el jamón ibérico no es uno de esos productos, por lo que debe ser resguardado de otro modo.

El primero motivo por el cual no se puede congelar el jamón, es porque la congelación casera es muy diferente a los métodos de refrigeración y congelación que se llevan a cabo de forma industrial, lo que quiere decir que, se rompe la cadena de frío y, por ende, el producto podría sufrir cambios de temperatura muy drásticos que afectan la pieza de jamón.

Es motivo principal por el cual se recomienda envasar el jamón al vacío, es porque de este modo se evita que el producto tenga contacto con el oxígeno, que es capaz de producir oxidación en las lonchas o en la pieza entera, dependiendo de cuál sea el caso.

Durante la congelación, la grasa del jamón también se oxida, lo que implica que este perderá sus propiedades y su sabor podrá variar de forma notoria, lo que no debería ocurrir en especial si consideramos que se trata de un producto de alto nivel de exclusividad.

En general, no se puede congelar el jamón envasado al vacío porque, aunque esté protegido del oxígeno y otros agentes externos, la temperatura del congelador casero sigue siendo demasiado elevada para la pieza, siendo este el motivo por el cual no se recomienda refrigerarlo de este modo.

Cómo conservar el jamón ibérico

El método predilecto para la conservación del jamón ibérico es el envasado al vacío, ya que, este tipo de empaques evita que los agentes externos puedan afectar de forma negativa la pieza de jamón o las lonchas, dependiendo del tipo de presentación de tu preferencia.

Es por este motivo que, al momento de comprar tus piezas de jamón, es importante que pienses en la cantidad real que se va a consumir, de tal forma que puedas adquirirlo envasado al vacío y abrirlo solo cuando estés seguro de que se aprovechará por completo.

Si aún quedan algunos restos de jamón después de abrir el sello del envase, ten en cuenta que este es un producto que suele secarse y madurar al aire libre, por lo que podrá mantenerse en un clima seco y con temperatura estable durante algunos días sin que se dañe de forma inmediata, aunque de igual manera es importante que te asegures de consumirlo a tiempo.

Otra opción para conservar el jamón, es dosificar y envasarlo en varios empaques sellados al vacío para que sea posible consumir solo la porción que se desea comer y guardar los otros empaques en la alacena por el periodo de tiempo que sea necesario.

En condiciones óptimas y envasado al vacío, el jamón puede durar de tres meses a un año, lo que es perfecto para aquellas personas que han comprado un buen lote pero que, evidentemente, no pueden consumirlo todo de inmediato.

Recuerda que puedes resguardar el jamón que necesites por un tiempo bastante largo, en comparación a otros productos cuya caducidad fuera del refrigerador es mucho menor, para que puedas integrar este ingrediente en tus mejores platillos y disfrutar de un sabor fresco y una roma que no tiene comparación.

Si vas a pedir el jamón ibérico a través de un portal web, asegúrate de pedir que sea envasado al vacío para conservar las óptimas condiciones del producto durante el envío y que, además, pueda mantenerse sin necesidad de guardarlo en el congelador.