Envío nacional gratuito para pedidos superiores a 100€

Contacto

¿Qué hacer cuando te sale un jamón salado?

IBÉRICOS CASA LUCAS

La sal es uno de los componentes que se utilizan para curar un jamón, debido a que la salmuera es inyectada o bombeada en las zonas cercanas al hueso para obtener una contextura perfecta, sabor y aroma que tanto caracterizan a este tipo de jamón.

Cabe destacar que este es un proceso que puede realizarse incluso en casa, siempre y cuando existan las condiciones mínimas requeridas para lograrlo. Este modo de maduración del jamón en base a la salmuera puede durar entre 4 y 10 días, dependiendo del tamaño del jamón. En general, no se trata de un proceso difícil, pero, si no se realiza de forma correcta, puede ocasionar la acumulación de sal en la pieza, lo que generará que el jamón sea demasiado salado para el gusto y que, por ende, no puedan apreciarse sus sabores.

El jamón salado puede ser un problema para aquellas personas que sufren de tensión alta, ya que, esto sólo terminará por aumentar aún más su presión sanguínea, por lo que es importante evitar consumir jamón en estas condiciones.

Si compraste un jamón ibérico y no sabes que hacer para eliminar el acceso de sal, debes saber que te encuentras en el sitio indicado, ya que, aquí te explicamos todo lo que debes hacer para eliminar el exceso de sal en casa y lograr obtener un sabor delicioso y saludable.

Qué hacer con un jamón salado

Si ya compraste tu jamón y no te habías percatado de que está demasiado salado, no te preocupes, no tendrás que desechar el producto ni mucho menos. En este caso, lo único que pudo haber ocurrido, es que se generó una acumulación de sal en el proceso de curación, para ello, solo debemos retirar este sobrante.

Lo que debes hacer es enjuagar el jamón para eliminar el exceso de sal. Posteriormente, debes ingresar el jamón al horno a una temperatura interna de 65 grados centígrados. Evita que las temperaturas sean variantes porque esto podría afectar el sabor y el aroma del producto, evitando que podamos disfrutar de su calidad.

Lo ideal sería utilizar un ahumador para llevar el jamón a esta temperatura, pero si no es posible, lo mejor es usar el horno. En general, este es un proceso básico que pueden realizar incluso los principiantes o aficionados al jamón ibérico, ya que, no debe ser elaborado por un experto, siempre y cuando te asegures de cumplir con todas las instrucciones al pie de la letra.

Qué cantidad de sal se puede eliminar del jamón

El jamón salado puede ser un verdadero problema porque nos impide degustar el sabor original del producto y, tal como se mencionó anteriormente, su consumo en exceso puede ser dañino para el organismo, en especial para aquellas personas que tienen problemas de tensión arterial alta.

Podrás eliminar una buena parte de la sal del jamón para poder preparar los más deliciosos platillos si utilizas un bol grande donde debes verter 8 tazas de agua más una taza de vinagre blanco y dos cucharadas de sal. Una vez que tengas lista esta mezcla, debes dejar el jamón en remojo por un lapso de una hora.

Una vez finalizado este proceso inicial, deberás enjuagar el jamón nuevamente con agua del grifo o agua a temperatura ambiente, hasta que no quede residuo de la mezcla anterior. Una vez que finalices, debes asegurarte de escurrir muy bien el jamón para que pueda secarse nuevamente y que, ahora sí, puedas disfrutar de su exquisito sabor.

Cuando hayas logrado eliminar el exceso de sal en el jamón, podrás cortarlo o rebanarlo para integrarlo a tus recetas favoritas y de este modo, compartir con tus familiares y seres queridos un platillo delicioso y saludable.

Un jamón demasiado salado podría afectar tus mejores planes, porque algunas personas no son capaces de tolerar un alto nivel de sal al gusto, lo que podría generar repugnancia y, por ende, evitaría que puedan disfrutar del jamón ibérico que es un auténtico ingrediente de alta cocina, el cual se caracteriza precisamente porque cuenta con un sabor delicioso que no puede compararse con ningún otro jamón y embutido similar.

Es por ello que te recomendamos que, antes de hacer la compra, te asegures de que el jamón no esté demasiado salado y, si ya lo tienes a tu disposición, que pongas en práctica nuestros consejos para eliminar el exceso de sal y que, de este modo, puedas disfrutar de un delicioso platillo elaborado con los mejores ingredientes.