Envío nacional gratuito para pedidos superiores a 100€ (excepto Ceuta, Melilla y Canarias)

Contacto

¿Es bueno el jamón ibérico para el corazón?

IBÉRICOS CASA LUCAS

El jamón ibérico es uno de los alimentos más populares de la cocina española y, al mismo tiempo, uno de los más exclusivos, de allí que sea uno de los más cotizados y deseados por aquellas personas que aman los embutidos y disfrutan de una buena comida.

Si eres de las personas que aman el jamón ibérico, pero te preocupa un poco tu salud, seguramente estarás atento a los niveles de colesterol de este producto, que, sin lugar a dudas, cuenta con un alto nivel de ácido oleico. Es por este motivo que surge la pregunta respecto al nivel de afectación que puede generar el consumo de jamón ibérico a la salud cardiovascular.

Por otra parte, el jamón cocido parece contar con un poco menos de grasa, aunque esto no necesariamente quiere decir que sea más sano. Es por este motivo que, a continuación, vamos a explicarte todo lo relacionado con el jamón ibérico colesterol, y si en efecto, este producto puede ser dañino para el ser humano o, si, al contrario, puede ofrecer valores nutricionales importantes.

Si quiere saber más al respecto, te invitamos a que sigas leyendo para que te enteres de todos los detalles y la relación que existe entre el jamón y el colesterol.

Jamón cocido o jamón ibérico

Lo primero que debemos tener en cuenta respecto a este tema, es qué se entiende por colesterol. Este término hace referencia a un tipo de grasa que se encuentra en las células del organismo y que son necesarias para el correcto funcionamiento del mismo. Sin embargo, el consumo de colesterol y grasas en exceso, puede ser nocivo para la salud porque genera afectaciones a nivel cardiovascular que pueden devenir en enfermedades cardiacas, de allí que sea de suma importancia preguntarse cuáles son los niveles de colesterol en el jamón ibérico y si resulta mejor consumir este último o jamón cocido.

Por lo general, el jamón dulce se asocia a un nivel de colesterol bajo, mientras que el jamón serrano suele contener mayores niveles de colesterol, aunque esto no siempre es del todo cierto.

Esta determinación va a depender del tipo de jamón ibérico que se adhiera y la calidad del mismo. Por lo general, los jamones ibéricos de alta gama, no cuentan con demasiada grasa, por lo que pueden ser incluso mejores que los jamones cocidos, en especial si estos son de baja calidad. De allí que pueda desmentir el mito de que el jamón ibérico es más grasoso que otros tipos de jamones.

Por su parte, el jamón ibérico se caracteriza por el nivel de infiltración de grasa en los músculos del animal que se obtiene gracias a la alimentación del mismo a base de bellotas. Cabe destacar que esta grasa infiltrada, es muy similar al componente que se utiliza en la elaboración del aceite de oliva, lo que quiere decir que, puede considerarse como grasa sana.

De hecho, dentro de la lista de alimentos que son recomendables para reducir los niveles de colesterol se encuentran el aceite de oliva, los frutos secos y, aunque no lo parezca, el jamón ibérico, lo que quiere decir que, en efecto, el jamón ibérico es bueno para el colesterol.

¿El jamón ibérico es malo para el colesterol?

A modo de conclusión, podemos decir que no, el jamón ibérico, al contrario, puede ser de gran ayuda para el colesterol, debido a que la grasa que se infiltra en las piezas, es un tipo de grasa saludable que no afecta de más el colesterol que se encuentra en las células del organismo.

Claro está que, esto no implica que el producto debe consumirse en exceso para obtener un mejor estado de salud cardiovascular, ya que, esto más bien podría generar otros problemas. De hecho, se considera que aquellas personas que cuentan con un alto nivel de colesterol en la sangre, no deberían comer jamón ibérico en exceso porque esto podría alterar aún más el estado de su organismo.

Si presentas una situación como esta, es importante que realices revisiones constantes de tu estado de salud para saber hasta qué nivel es bueno consumir jamón ibérico y cuando es preferible abstenerse para evitar inconvenientes.

El jamón y el colesterol son un tema muy controversial para algunas personas, pero en general se puede decir que, siempre y cuando no exista un consumo excesivo del producto cuando la persona cuenta con altos niveles de colesterol, esto no debería generar mayor afectación al estado de salud del consumidor.