Envío nacional gratuito para pedidos superiores a 100€

Contacto

¿Puedo comer jamón ibérico en el embarazo?

IBÉRICOS CASA LUCAS

Durante el embarazo, las mujeres deben ser muy cuidadosas con su cuerpo y alimentación para garantizar el cuidado del bebé en todo momento. Por esta razón, suelen preguntarse qué tipo de alimentos pueden consumir en esta etapa. ¿Es posible comer jamón ibérico en el embarazo? Tenemos la respuesta.

Sabemos que el jamón ibérico es uno de los ingredientes más importantes de la comida española y, por lo tanto, al menos en algún momento del embarazo requerimos su consumo, ya sea que estemos en una reunión social con amigos o familia, o que estemos degustando un buen platillo en algún restaurante.

Si por algún motivo necesitas comer jamón ibérico durante el embarazo, pero no estás del todo segura de sí es una buena opción. Debes saber que te encuentras en el lugar indicado, ya que aquí te explicaremos todo lo que debes saber respecto a comer jamón ibérico en el embarazo, para que puedas estar tranquila y segura de que esto no afectará a tu bebé de ninguna manera.

Comer jamón ibérico en el embarazo

Puede que seas amante del jamón ibérico y que realmente no puedas resistirte a este delicioso sabor, pero es de suma importancia que comprendas que, durante este lapso de nueve meses, no debes consumir este alimento.

La razón por la cual este alimento está vetado de la dieta de la embarazada, es porque se corre el riesgo de contraer toxoplasmosis, que es una infección causada por el parásito Toxoplasma Gondii que podría estar presente en la carne del animal y que, en las embarazadas podría generar complicaciones en el parto y en el desarrollo del bebé.

Por lo general, las complicaciones en el desarrollo del feto que surgen como consecuencia de la infección por toxoplasmosis, son más alteraciones en el neurodesarrollo, también conocido como hidrocefalia, por otra parte, es bastante posible contraer toxoplasmosis congénita y problemas visuales.

Otro detalle importante a tener en cuenta respecto a esta enfermedad es que puede aumentar las probabilidades de aborto, por lo que es de suma importancia que evites el consumo de estos alimentos.

No te preocupes demasiado, ya que, en realidad, se trata de una enfermedad poco común que puede ser prevenida, para ello, puedes lavar muy bien los alimentos antes de consumirlos, en especial cuando se trata de frutas y verduras. También es importante que evites el consumo de animales desconocidos y el exceso de carne, pescado y jamón, en especial cuando se trata de alimentos crudos.

Se puede comer jamón ibérico en el embarazo

Tal como hemos explicado anteriormente, el jamón ibérico, por ser un tipo de carne cruda, podría contener parásitos que pudieran afectar de gravedad a las embarazadas. Pero la verdad, es que algunas personas consideran esto como un mito, ya que, para que sea de este modo, el jamón debe estar en muy mal estado o si, lo que ha ocurrido, es que ha sido mal curado.

Por fortuna, no tienes que preocuparte por ello si compras tu jamón en Ibéricos Casa Lucas, ya que aquí nos preocupamos por tu seguridad y la de tu bebé, garantizando que todos nuestros productos son de alta calidad, curados correctamente y con los estándares de limpieza que se necesitan para evitar inconvenientes.

Si la pregunta es si las embarazadas pueden comer jamón ibérico, la verdad es que si pueden consumir un poco de este delicioso ingrediente. Pero, siempre y cuando las preparaciones y recetas hayan sido elaboradas de forma limpia y segura evitar que existan posibilidades de adquirir enfermedades por alimentos mal tratados.

Excepciones para comer jamón ibérico durante el embarazo

Por supuesto que existen excepciones y que al menos en algunos casos puedas consumir jamón ibérico y disfrutar de este delicioso sabor. En este sentido, debes saber que los especialistas de la Universidad de Zaragoza en el área de la Nutrición, han generado estudios que confirmar que las embarazadas pueden comer jamón ibérico siempre y cuando se cumpla con un tiempo mínimo de curación de al menos 14 meses, ya que, después de este lapso, se garantiza que los parásitos no están presentes en el producto final.

Algunas personas también opinan que es posible congelar el jamón ibérico para consumirlo durante el embarazo para asegurarse de que los parásitos no se encuentran en el producto. Sin embargo, las condiciones de la congelación del jamón ibérico con muy específicas, ya que, los métodos de refrigeración caseros, podrían afectar la calidad del producto y hacer que este pierda su sabor, textura y fresco aroma que, sin lugar a dudas, son las razones por las que se consume este alimento.